HUIR DE LOS TÓPICOS


“Para un buceador de nivel inicial es mejor un equipo de gama básica”, nada más erróneo, si observamos nuestro nivel de buceo con honestidad, en general, nos daremos cuenta de que durante nuestras primeras inmersiones nuestro consumo de aire era superior al de nuestros compañeros con mayor experiencia y ahora ya no. Esto es debido, seguramente, a que nuestra destreza acuática y nuestra flotabilidad han mejorado con la experiencia y con el tiempo. Nos sentimos más cómodos y nuestra necesidad de movernos durante nuestras inmersiones para mantener la estabilidad y nuestra experiencia nos dan una tranquilidad que nos permite tener un consumo normal, incluso en situaciones poco confortables como puedan ser la visibilidad reducida, agua fría o, incluso buceos con corrientes.

Precisamente, una persona con poca experiencia tiene un mayor consumo de aire, y, en caso de encontrarse en una situación, como las descritas anteriormente, su ritmo respiratorio se acelerará, incrementando su consumo, exigiendo más caudal de aire y menor esfuerzo inspiratorio al equipo, siendo más indicado un regulador de alta gama que uno básico para un buceador novel.

“Sólo buceo en verano, ¿para que quiero un traje más caro?, bueno, es cierto que las cosas se estropean si las usas mucho, pero también se estropean de no usarlas. Un traje de buceo no debe ser tomado a la ligera y mucho menos si es nuestro primer traje.

Si compramos un traje de una primera marca, seguramente no tendremos problemas, lo cierto es que estas marcas cuidan mucho la calidad de sus trajes y el servicio posventa y la garantía están más que consolidados. El problema se puede presentar con trajes de marcas blancas o de nueva aparición, principalmente debido a que los importadores desaparecen después de inundar el mercado con ofertas súper atractivas y con precios irresistibles, dejando a las tiendas “vendidas” ante cualquier reclamación por garantía de estos trajes.

Nuestro consejo es que compremos nuestro traje valorando la GARANTÍA, que sea una marca consolidada y de una calidad contrastada, suele ser fácil verificar si disponen de Servicio Técnico Oficial consultando en la página de la marca, si obvian este detalle… MALO.

La otra cuestión a valorar, es la versatilidad de uso, si bien es cierto que los buceadores noveles no suelen bucear fuera de la temporada alta, también es cierto que la evolución del buceador le llevará a bucear durante más meses, durante más tiempo y más profundo en cada inmersión, lo que nos lleva a pensar que, cuanto mayor sea la protección térmica que nos ofrezca mayor será el confort en todo tipo de inmersiones que acometamos.

Dedicaremos un espacio a explicar qué es la protección térmica, su certificación y que marcas la ofrecen.

“Cualquier ordenador vale, siempre que tenga certificado CE”, si en los trajes de buceo es importante tener un servicio posventa accesible, en un ordenador mucho más.

Ciertamente la capacitación técnica del equipo vendrá avalada por la certificación CE del mismo y, si nos animamos, podemos averiguar quien fabrica “las tripas” y eso nos puede servir de cierta ayuda, pero lo que es indudable es que las marcas consolidadas tienen un prestigio que no han conseguido gratis.

El prestigio viene avalado por años de investigación y desarrollo de productos, creando un producto que sigue los principios de cada marca, por ello, cuando una primera marca hace un lanzamiento de un ordenador de buceo, hay que ser conscientes de todo el trabajo y desarrollo que hay detrás de ese producto y del respaldo que ofrece.

Si únicamente tenemos en cuenta el factor PRECIO, probablemente gocemos de prestaciones increíbles a un precio súper bajo, no obstante, yo tengo en cuenta otros factores a la hora de escoger mi ordenador de buceo, como ya he dicho, el principal es el servicio posventa y que sea de una marca consolidada, el resto es, para mí, secundario.

Para el resto del equipo “ligero” o no tanto, nuestra recomendación es que tengáis presente las dos cosas que os destacamos al principio, que sea de una marca consolidada con un buen servicio posventa, y, que dentro de nuestras posibilidades económicas, intentemos encontrar el equipo más versátil y modulable para nuestras expectativas de buceo. Si tengo claro que “me muero” de ganas de meterme a bucear bajo el hielo cuando mi nivel me lo permita, lo lógico es que intente comprar un regulador con certificado para ser utilizado en aguas frías, no voy a comprarme después otro regulador, etc.

En cualquier caso, solicitar información a vuestra tienda de confianza, o a vuestro instructor, o, mucho mejor todavía, a cualquiera de vuestro entorno de buceo que sepáis que tiene experiencia y os pueda aconsejar.

0 vistas
flowchecklogo_edited.png

Lunes a jueves: de 9.30 a 13.30 horas y de 14.30 a 19 horas.

Viernes: de 9.30 a 15.30 horas

  • Instagram App Icon
  • Wix Facebook page
  • Pinterest App Icon
  • Icono social Twitter

 

 

C/ del Cardenal Reig 13, 08028 Barcelona

+34 936 672 710

administracion@flowcheck.es